The-New-York-Times-

¡Yo no quiero salir en The New York Times!

Curioso, ¿verdad? O al menos llamativo. No me imagino a alguien que no quiera salir en ese periódico, que probablemente es el más conocido de todo el mundo. Un medio de comunicación con un montón de páginas que los domingos se convierte en una magnífica enciclopedia, por lo voluminoso del mismo.

Podemos salir en The New York Times, pero tenemos que lograr rentabilizarlo. ¿Para qué me sirve que me citen allí si luego no saco provecho?

Imaginemos que salgo en la página 36 del periódico. Página, por cierto, par y por tanto peor que las impares a la hora de que nos vean. ¿Para qué me va a servir? Puede que no para mucho.

Evidentemente, puedo ir contando que he salido en ese magnífico periódico, ¿y qué? No me sirve de mucho contarlo, pueden creerme o no creerme. Lo que tengo que hacer es demostrar que he estado allí. Y ahí vamos a la parte práctica del negocio. Necesito escanear el periódico y subirlo a mi web o conseguir el PDF de la parte donde salgo, para colgarlo. O tener un enlace que poner en mi web para que pueda verse.

Primera conclusión: tenemos que tener una web a la que subir todo aquello que nos permita demostrar cuánta visibilidad hemos logrado. Y el dominio debería ser propio, porque no es lo mismo www.elblogdejuanmaromero.serviciodealojamiento.com que www.juanmaromero.com. Creo que podemos ver la diferencia, que en este caso se basa más en nuestra imagen de marca, pero que es parte de la visibilidad.

En cualquier caso, lo importante no es salir en ese o en otro medio de comunicación. Lo importante es poder demostrarlo. Y precisamente por ese motivo yo no quiero salir en The New York Times. Yo lo que quiero es el PDF de The New York Times, para poder demostrar que he salido en The New York Times.

La visibilidad no es solo salir en los medios, sino poder mostrar que has salido. Si mis posibles clientes no leen The New York Times, algo bastante probable, la única forma que tengo de que sepan que he tenido presencia en ese medio, o en el Heraldo de Aragón, que para el caso es lo mismo, es hacer que puedan verlo. Y solo podrán verlo si me preocupo de colgarlo en mi web.

Esto parece demostrar que lo importante no es salir en los medios de comunicación, que lo es, sino poder demostrarlo. Ahí es donde lo vamos a rentabilizar.

Si una empresa que pensase contratarme quisiese informarse antes sobre mí, solo tendría que googlearme. Y si me googlea encontrará mis perfiles en redes sociales y mis tres páginas web, además de otra mucha información repartida por Internet. A partir de ahí soy yo quien se lo tiene que poner fácil a esa empresa para que decida contratarme. Si no lo hago así es posible, incluso probable, que contraten a otro que sí se lo haya puesto más fácil. Ya sabes, hazte visible.

Puedes seguirnos en @twitter, donde también hablamos de estos temas: @jromero_tv

Esta entrada no sirve de mucho sin el resto de las anteriores ni de las posteriores. Una campaña de comunicación no es una acción aislada sino un conjunto de estrategias que nos llevan a un mismo fin: lograr presencia mediática.

Si tienes interés en algunos de nuestros cursos puedes verlos pinchando en aquí.