San Francisco es otro mundo

Luis Oliván (@LuisOlivanTV) y yo hemos venido a San Francisco para hacer un programa especial. Vamos a entrevistarnos con los cerebrines que los españoles tenemos destacados aquí, como si de una punta de lanza se tratase.
Esto nos está permitiendo ver que los españoles gustamos en casi todos los lugares principalmente por dos razones. Somos trabajadores y somos imaginativos.
Porque hay que ser imaginativo para encontrar una solución a un grave problema que se presenta de improviso en un mínimo espacio de tiempo y que otros serían talmente incapaces de afrontar.
Lo que digo me recuerda cuando hace ya algunas décadas se convocó en Madrid, de un día para otro, una conferencia de paz entre palestinos e israelíes. El pobre de Paco Fernández Ordoñez. (sí, sí, ese del divorcio) organizo el encuentro en apenas cuarenta y ocho horas.
Es un valor que casi todo el mundo nos reconoce; nuestra fortaleza. Pero también tenemos debilidades, y muchas. Por ejemplo, irnos a Estados Unidos a montar nuestra empresa porque estamos convencidos de que va a funcionar. Es una fe ciega que, precisamente, nos ciega a la hora de ver las posibles dificultades, algunas insalvables, con las que nos vamos a encontrar.
En ocasiones nos lanzamos a la piscina sin saber si tiene agua y sin tener muy claro si realmente de pequeños habíamos aprendido a nadar o no.
Y en ocasiones resulta que la piscina está vacía o que, desgraciadamente, no sabíamos nadar.
Una tragedia que nos ocurre no porque seamos unos valientes, sino porque en muchas ocasiones somos unos inconscientes.
@jromero_tv