Periodistas en las redes sociales

Hace unos días veíamos cómo contactar con los periodistas y enviarles nuestra información a través de una base de datos de emails. Esta no es la única forma, y de hecho hay otra que también puede ser muy efectiva; se trata de utilizar nuestras redes sociales, principalmente LinkedIn, Facebook y Twitter. Google+ es un caso aparte, que puede que no nos resulte demasiado efectiva para esto, aunque sí para posicionarnos en la Red.

Las redes sociales bien organizadas se convertirán en una magnífica fuente de recursos para contactar con los medios de comunicación. Por eso, una buena opción es conectar con los periodistas a través de recomendaciones, de personas que les conocen y que pueden ponernos en contacto con ellos. Es algo que se hace de forma muy habitual en LinkedIn, que por algo es la red profesional más importante y mejor organizada a nivel global en todo el mundo. No hay que descartar ninguna opción.

La ventaja de LinkedIn sobre otras redes es que cuenta con un sistema de organización de contactos por localización geográfica, ocupaciones y apellidos, entre otros. Esto nos permite tener una base de datos muy efectiva para utilizarla según nuestras necesidades.

En Facebook y Twitter es algo diferente porque lo que podemos hacer es elaborar nosotros nuestra propia base de datos. En mi caso, en Facebook tengo a mis “amigos” catalogados entre los que tienen más de mil amigos, más de dos mil, y así sucesivamente. También por zonas geográficas, diferenciando cada autonomía española y por profesiones.

En cuanto a las profesiones, no he catalogado todas sino las que considero que pueden ser interesantes para mi actividad profesional: periodistas, “coaches”, formación y alguno más. Y también tengo catalogados a los “amigos” latinoamericanos en una categoría que denomino Latinoamérica.

Esto me permite enviarles mensajes más selectivos, porque no merece la pena malgastar pólvora mandando mensajes a todos mis contactos. Se trata de que mi información llegue solo a las personas que puedan estar interesadas en ella. No se la enviaré a los de Murcia si lo que pretendo es vender un curso de formación en Aragón: será mejor que solo lo reciban los de Aragón que son los que pueden comprarlo y así no cansar al resto.

En Twitter puedes hacerte listas de cualquier tema que se te ocurra: periodistas, localización geográfica, profesiones, etc. Pero esa, tengo que reconocerlo, es una tarea que de momento tengo pendiente. Estoy en ello, pero es que no me da la vida y tengo que decidir en qué red social prefiero actuar de forma más precisa.

Esta opción de usar las redes sociales no es independiente sino complementaria con otras acciones. Debemos compaginarla con el envío de notas de prensa a los periodistas y profesionales que tenemos en nuestra base de datos a la que nos referíamos la semana pasada.

Comunica con carisma
Cuando elaboramos una presentación, esta debe servirnos como base cada vez que tengamos que hablar en público, pero no es inamovible ni mucho menos; todo lo contrario.
Si estamos hablando de medios de comunicación y nuestra charla es en Málaga deberemos introducir algún medio tanto malagueño, en particular, como andaluces, en general. Esto hará que la audiencia se sienta más cerca. Si nos vamos a Perú, hemos de citar a los medios de allí. No se trata de profundizar, porque el mensaje viene a ser el mismo en todos los sitios, pero hay que variarlo.

Si te trata de una presentación a varias empresas, no estará de más que en alguna diapositiva aparezcan esas empresas, aunque sea de forma marginal, pero que aparezcan. Esto nos dará dos ventajas: conseguiremos que nuestra audiencia se sienta identificada con lo que estamos haciendo y, además, daremos la sensación de que “hemos hecho los deberes”.

Puedes seguirnos en Twitter, donde también hablamos de estos temas: @jromero_tv
Esta entrada no sirve de mucho sin el resto de las anteriores ni de las posteriores. Una campaña de comunicación no es una acción aislada sino un conjunto de estrategias que nos llevan a un mismo fin: lograr presencia mediática.