Pedid y se os dará

pedid y se os dará

Parece claro que el que no llora no mama, aunque si lloras demasiado puedes hartar. Tenemos que buscar el punto intermedio, sin olvidar que si queremos algo, la otra parte, el que nos lo tiene que dar, tiene que saber que lo queremos, o que lo necesitamos. Por eso, es importante estar pendiente de la posibilidad de lograr visibilidad.

Visibilidad no es lo mismo que presencia. La presencia es todo lo que tenemos, lo que hacemos con nuestra web, con nuestras redes sociales o cualquier otra acción que nos permita estar presentes en la sociedad. La visibilidad consiste en que podamos hacer que esa presencia, que puede pasar desapercibida, sea conocida por el público; principalmente por ese público que nos interesa a nosotros, las personas que luego van a comprar nuestro producto o servicio.

Para ser visibles tenemos que aprovechar las ocasiones que se nos presentan. Por ejemplo, imagina que estas en un foro en el que hay varios periodistas. Algunos de ellos son lo suficientemente importantes como para que tú intentes que os presenten. Ahora, imagina que te van a dar un premio en unos días y te han presentado a ese periodista. Tienes tus dudas y no sabes si “atacar” y decirle que te van dar el premio, no por el premio en cuestión, sino para que publique algo en su periódico.

Ante la duda, decides que es mejor no ser “un jeta”, no sea que vaya a pensar que tienes un morro que te lo pisas. Así que os presentan y después de unas breves frases de cortesía decides retirarte, para no incordiar.

La verdad es que has hecho muy bien en no molestar a ese señor, o señora. Seguro que no se lleva una mala impresión tuya, y eso es importante. Si lo que pretendías era pasar desapercibido, enhorabuena, lo has conseguido. ¡Qué buen chico eres! Ahora, si lo que pretendías era que publicase algo sobre tu premio, ¡la has fastidiado chaval!

Lo cierto es que prudente, lo que se dice prudente, sí lo has sido. Bueno, alguno te calificaría más que de prudente como “tonto”; con mucho cariño, pero tonto del haba o al menos “un poco paradito”. No solo no vas a conseguir que publique lo de tu premio, sino que ni siquiera se va a acordar de ti.

Ahora vamos a ver el otro camino. Imagina que os acaban de presentar y que después de unas breves frases de cortesía le comentas que te van a dar un premio, que si no le parece mal le envías una nota de prensa que has elaborado por si considera oportuno publicar algo sobre el tema en su medio.

Tras esto él te pregunta que si te van a hacer alguna foto. Tú le respondes que sí. Entonces él te dice que cuando tengas la foto se la envíes para publicarla porque tendrá más relevancia que “un breve” en el periódico. Te da su email y le envías la foto en cuanto dispones de ella. A los tres días, ya tienes tu linda carita reflejada en el citado periódico.

Qué, ¿piensas que estas cosas no pasan? Pues sí, pasan. Pero para ello tienes que mojarte. Tampoco es tan difícil, ni te van a comer; que los periodistas no nos comemos a nadie. Pero, como dicen los coaches, tienes que salir de tu zona de confort y pedir. La negativa la tienes de antemano, ahora tienes que ir a por el sí.
Ya lo sabes, pedid y se os dará.

Puedes seguirnos en Twitter, donde también hablamos de estos temas: @jromero_tv
Esta entrada no sirve de mucho sin el resto de las anteriores ni de las posteriores. Una campaña de comunicación no es una acción aislada sino un conjunto de estrategias que nos llevan a un mismo fin: lograr presencia mediática.
Si tienes interés en algunos de nuestros cursos puedes verlos pinchando aquí.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.