No errar el tiro con el periodista

Desde esta semana empezamos a hacer un resumen en vídeo. Veremos si resulta bien.

Cuando te dirijas a un periodista para que publique algo en lo que tienes interés, asegúrate de no errar en el tiro. Confirma previamente que se trata del profesional al que le interesan temas como el tuyo. No vayas a ofrecer a uno especializado en política nacional un tema de deportes y viceversa, porque se pueden sentir molestos (o pillar un cabreo de cuidado).

Se supone que cuando te diriges a un periodista has hecho los deberes. Te has informado sobre él, cuáles son sus intereses, qué temas trata en su trabajo y cosas similares.

Hacer los deberes es fundamental. Es igual que cuando vas a ver a alguien para una reunión de negocios. Si no conoces a esa persona con cierta profundidad, antes de la entrevista deberás haber visitado su web y sus perfiles en las redes sociales, y visto algunos de sus últimos trabajos. Si no lo haces así, en la reunión de negocios estarás en desventaja. La otra parte seguramente sí habrá hecho sus deberes.

Con los periodistas ocurre igual. Cuanta más información tengas de ese profesional, mucho mejor. Será la única forma de que sepas realmente qué puedes y qué no puedes venderle.

Piensa que al periodista no vas a venderle tu historia, sino a crear una relación fluida, tanto en lo personal como en lo profesional. Esto no significa que te tengas que ir a tomar de copas con él, o que tengas que invitarle a comer. De hecho, yo detesto este tipo de comidas y generalmente, cuando me invitan, alego que no puedo asistir.

Algunos piensan que llevando a comer a un periodista a un sitio caro, lo tiene más fácil, que se va a sentir impresionado y le van a poder vender mejor su tema.

Con algunos lo llevan crudo. A mí me gusta comer en casa o si lo hago fuera es con mis amigos. Suelo rechazar ese tipo de invitaciones y prefiero quedar a tomar un café. Un café que, además, suelo pagar yo.

Seguiremos hablando de estos temas. Pero creo que con estos dos puntos es más que suficiente por hoy. Primero, entérate bien del trabajo que realiza el periodista al que quieres acceder. Segundo, no te empeñes en invitarle a comer o cosas parecidas. Ofrécele algo que le interese. Piensa que tú necesitas de él tanto como él a ti. Eso es lo importante de la relación. Tú le necesitas para que cuente tu historia. Y él a ti porque necesita contar buenas historias. Ahí es donde vas a lograr algo de él.

Los periodistas queremos contar historias, buenas historias. Algunos solo viven para las exclusivas y otros, simplemente, queremos contar cosas interesantes y útiles para la sociedad.

 

Puedes seguirnos en Twitter, donde también hablamos de estos temas: @jromero_tv
Esta entrada no sirve de mucho sin el resto de las anteriores ni de las posteriores. Una campaña de comunicación no es una acción aislada sino un conjunto de estrategias que nos llevan a un mismo fin: lograr presencia mediática.

Si tienes interés en algunos de nuestros cursos puedes verlos pinchando aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.