Cómo contactar con el periodista: email, teléfono o cara a cara

La relación con el periodista es fundamental cuando queremos conseguir presencia en los medios. Hay varias posibilidades: email, contacto telefónico y cara a cara. Lo mejor es utilizar las tres y por este orden.

Independientemente de que conozcamos o no personalmente al “plumilla” en cuestión, lo primero es enviar un correo electrónico con una nota de prensa. En esa nota le ofreceremos información y algo más: la posibilidad de descargarse imágenes en foto, vídeo o cualquier otra opción que nos permita darle un valor añadido a nuestra información. Cuanto más, mejor.
Una vez enviada la nota de prensa nos pondremos en contacto con los diferentes medios de comunicación. En ese momento ya deberemos tener clara toda la estrategia que vamos a seguir, tanto en lo que se refiere al contacto directo con los periodistas como a las notas de prensa que enviaremos de forma indiscriminada (este apartado lo veremos otro día).

Pero cuidado, no podemos ponernos en contacto con todos los profesionales a los que les hemos enviado nuestra información. Hemos de ser muy selectivos y elegir a los más importantes. Y los más importantes no tienen por qué ser los que trabajan en los medios con mayor difusión, sino los que mejor van a servir a nuestros intereses; eso hemos de decidirlo nosotros y puede variar de una campaña de comunicación a otra. Los que más nos interesan son aquellos que se ocupan de nuestro sector y, sobre todo, los que más fácil nos lo ponen. Son los que con sus informaciones nos van a ayudar a hacernos visibles y aumentar las ventas (porque estamos hablando de vender, de hacer caja; no somos hermanitas de la caridad).

Y como en alguna otra ocasión anterior, volvemos a hablar del esfuerzo. Hay que valorar si ese esfuerzo que nos va a suponer salir en un medio de comunicación merece la pena; es posible (ojo, he dicho posible, no probable) que por mucha audiencia que tenga no nos merezca la pena. Tenemos que elegir aquellos medios cuya combinación de esfuerzo y difusión nos merezca la pena.
Pensemos que casi todos somos emprendedores al estilo de Juan Palomo: yo me lo guiso yo me lo como. Es decir, lo hacemos todo nosotros solitos. Eso significa que si dedicamos mucho esfuerzo a un tema no lo dedicaremos a otro, y tenemos que lograr un equilibrio que nos permita sacar nuestra empresa adelante. No podemos dedicar diez horas a salir en los medios y dos minutos a buscar clientes.
Una vez que hemos contactado con el periodista por email, le llamaremos por teléfono para mantener una breve charla, darnos a conocer y ver si hay posibilidades de que nos tomemos un café. Esta es la parte más difícil. Algunos periodistas somos gente normal y hemos tomado consciencia de nuestra condición de insignificantes seres humanos como los demás con los mismos problemas: discutimos en casa, no podemos pagar la hipoteca, los niños nos suspenden…, en fin, para qué seguir. Otros, sin embargo, piensan que son Dios y no hay quien se acerque a ellos (hasta que su empresa hace un ERE y vuelven a la Tierra). Bueno, cuando detectemos a uno de estos últimos lo mejor es plantearnos buscar otras vías para salir en ese medio.
La tercera parte de la estrategia es el café. Quedar para conocernos personalmente cerca de su oficina o donde le venga bien, para no causarle trastornos. Ahí le contaremos lo que hacemos, veremos posibilidades de colaboración y le ofreceremos nuestra ayuda si necesita algún tipo de información sobre nuestro sector en cualquier momento. Crearemos una relación, basada en el respeto mutuo: yo necesito al periodista para que cuente mi historia, pero él me necesita a mí (o a otro como yo) para contar historias.

No obstante, lograr esta reunión no es fácil. Él no suele tener tiempo ni interés en mantener este tipo de encuentros, a no ser que el tema le resulte muy interesante, algo que habitualmente no ocurre, o que tengamos una relación buena y asentada con él. Además, nosotros no tenemos tiempo para ver a todos los periodistas, aunque sí podríamos hacer una selección para visitar a alguno. A los más importantes.
Estas tres formas de contactar con el periodista a través de email, teléfono y contacto directo son una opción. Hay otras, más complejas, que iremos viendo con el tiempo.

Comunica con carisma
Ensaya, ensaya y ensaya tu presentación
Si realmente quieres hablar en público y tener éxito no te queda más remedio que currártelo. No vale eso de pensar “yo soy muy majo, valgo mucho, tengo don de palabra y encandilo a la gente”. La gente no es tonta y se da cuenta de que no vas bien preparado si no te lo has trabajado antes.

Los grandes conferenciantes no han nacido siéndolo. Se han hecho a base de trabajo. Dar una charla es difícil, sobre todo la primera. La segunda menos y la tercera menos aún; pero para lograr el éxito hay que ensayar, ensayar y ensayar. Ver en qué fallamos y corregir los errores. Cada vez que hablamos en público es diferente a la anterior y hay que prepararla como tal.

Recuerdo que la primera charla que di hace más de quince años la preparé tan a conciencia que la ensayé más de doscientas veces. De esa cantidad, al menos unas cincuenta las grabé con una cámara de vídeo VHS (ya no existen más que en los museos) y luego visioné el resultado. Analicé mis errores y fui mejorando con el paso de los días. Por eso “mi primera vez” no fue un fiasco; de haber pensado que conocía el tema perfectamente y que no necesitaba ensayar habría fracasado estrepitosamente.

Creo que tuve la suficiente humildad y sensatez como para darme cuenta de que me había metido en un berenjenal del que no sabía cómo iba a salir, y la única forma de salir bien era trabajando.

Todo lo valioso cuesta dinero o esfuerzo, y triunfar al hablar en público es algo valioso.

Puedes seguirnos en Twitter, donde también hablamos de estos temas: @jromero_tv
Esta entrada no sirve de mucho sin el resto de las anteriores ni de las posteriores. Una campaña de comunicación no es una acción aislada sino un conjunto de estrategias que nos llevan a un mismo fin: lograr presencia mediática.

Si tienes interés en algunos de nuestros cursos puedes verlos pinchando aquí